Cercar en aquest blog

dimecres, 23 de setembre de 2015

Libertad Ródenas. 1893.


Custodio Ródenas era un cristiano de orden hasta que se fue a París, empezó a leer a Voltaire y se pasó el dogma por el libre pensamiento. De vuelta a Valencia se unió libremente con Emeteria Domínguez y tuvieron tres hijos, Volney, Progreso y Libertad, a los que llevaron a la escuela laica.

Libertad Ródenas nació el 23 de septiembre de 1893. Dejó pronto la escuela porque la economía familiar no daba para muchas alegrías, pero ahí estaba la semilla y la curiosidad y el compromiso de la joven Libertad empezó a crecer en Ateneos y debates políticos, destacando como oradora. Al venirse con toda la familia a Barcelona en 1918 interviene en el Congreso de la Confederación Regional de la CNT en Sants y le encargan irse de gira para explicar los acuerdos tomados y ya de paso crear sindicatos allí dónde hagan falta. Así conocerá a José Viadiu, también militante libertario, con quien tendrá tres hijos.

En la Barcelona de Miguel Arlegui como jefe de la Dirección General de Seguridad y Severiano Martínez Anido de gobernador civil, tiempos de ley de fugas y pistoleros en nómina de la patronal, la casa de Ródenas y Viadiu era un refugio para los perseguidos. Uno de los hermanos de Libertad, Volney, escapó milagrosamente a la ley de fugas; su primo Armando no tuvo tanta suerte y murió tiroteado por la espalda; y su otro hermano, Progreso, fue herido en un tiroteo. Libertad Ródenas pasará tres meses en prisión por negarse a colaborar con la policía.

Al salir de la cárcel se va con Rosario Dulcet a Madrid, a explicar lo que está pasando en Barcelona. Rosario Dulcet, activista libertaria que ha conocido cárcel y exilio, también ha convertido su casa en refugio de perseguidos y formará pareja con uno de ellos, Marcelino Silva, que eludirá a los pistoleros de la patronal para ser asesinado en mayo 1937 por los pistoleros de Stalin. Ródenas y Dulcet formaban parte del grupo Brisas Libertarias de Sants, que impartía clases nocturnas a mujeres obreras, y siempre fueron muy activas en los comités pro-presos barceloneses. Rosario Dulcet murió a los 87 años, atropellada por un coche en su exilio de Carcassonne.

Libertad Ródenas siguió dando charlas y conferencias por toda España, visitando por ello regularmente las dependencias policiales peninsulares. En julio de 1936, tras el golpe de Estado fascista, no lo pensó dos veces y se alistó en la Columna Durruti para marchar al frente de Aragón. Como miliciana participó en la toma de Pina de Ebro y luego se encargó de coordinar y llevar a cabo la evacuación de los niños y niñas desde Aragón a Catalunya.

Tras la disolución de las milicias y la creación del Ejército Popular, las mujeres fueron apartadas de la primera línea de fuego y mandadas a retaguardia, muchas destinadas a la industria bélica. Libertad, con sus tres hijos evacuados a la Unión Soviética, se alistó entonces a Mujeres Libres para seguir luchando por la igualdad hasta el final de la guerra. Ella iba con los centenares de miles que cruzaron la frontera y pudo instalarse en Burdeos, con las puertas de su casa siempre abiertas a quien lo necesitara. Y en esa época eran muchos.

Estalló la II Guerra Mundial y tenía todos los números para ser detenida y deportada. Inició un nuevo periplo que la llevó a Santo Domingo, La Habana y finalmente México, donde pudo reencontrarse con uno de sus hijos. Los otros dos murieron defendiendo Leningrado de los nazis en un asedio brutal de 872 días que costó la vida a más de un millón de personas, la mayoría a causa del hambre.

Libertad Ródenas se mantuvo fiel a su nombre hasta el final. Nomen est omen. Murió el 19 de enero de 1970 con la sonrisa intacta de quien ha vivido.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada