Cercar en aquest blog

dimarts, 27 de setembre de 2016

Carlos González Martínez. 1976.


27 de septiembre de 1976, hace 40 años. Actos en recuerdo por los últimos fusilados del franquismo y contra la pena de muerte. En mi pueblo hay misa por Juan Paredes Txiki. En mi pueblo fusilaron a Txiki. Bueno, fusilar es en este caso un eufemismo. Un año después mosén Puig, tío de Salvador Puig Antich, oficia la misa. La iglesia está a reventar y es seguida por mucha más gente desde la calle. 'Mira, hijo, -me dice mi padre- nunca verás tantos comunistas yendo a misa'.

Al acabar la ceremonia la Guardia Civil carga y disuelve. En esa época hay en mi pueblo una dotación de 10 jeeps y un centenar de guardias. Por si los obreros. Los asistentes a la misa se disuelven y se reagrupan para acabar montando una manifestación que al llegar a mi calle es detenida por las fuerzas policiales, que detienen a unos ocho. La gente se planta y dicen que de allí no se mueve nadie hasta que los suelten. Y los sueltan.

El Jefe Superior de Policía de Barcelona toma nota de lo sucedido llaman al arzobispado para que le lean la cartilla a mosén Rosell, cura de mi pueblo, al que requieren en comisaría para interrogarle. 'Mira hijo -le digo a mi niño- nunca verás tantos comunistas yendo a misa', cuando en agosto de 2007 despedimos a mosén Rosell.

Volvemos al 27 de septiembre de 1976. Manifestación en Madrid. Carlos González Martínez, 21 años, brillante estudiante de Psicología, delegado de curso, marxista sin militar en ningún partido. Tiene intención de pasar a Sociología para cursar Políticas. También escribe poesía y espera poder publicar algún día.

Carlos González es el quinto de seis hermanos que en la mili ha formado parte de los Comités de soldados mientras su padre, don Eduardo, redactor deportivo en la SER y combatiente de la División Azul, no acaba de verlo claro. Carlos ha quedado con unos amigos para ir a la manifestación convocada por la Coordinadora Pro Amnistía.

La convocatoria no tarda en ser asaltada, la policía por un lado, y grupos ultraderechistas por otro. En plena carrera por la calle Barquillo, Carlos pierde de vista a sus amigos e intenta refugiarse en un portal. No es la policía quien aparece por allí, sino tres individuos que sacan sus pistolas al grito de ¡Viva Cristo Rey!, primero disparan al aire y luego al bulto. Carlos sale corriendo cuando uno de los tres tipos le dispara por la espalda a menos de medio metro. La bala le destroza el riñón, afecta pleura y pulmón y pasa a un centímetro del corazón.

Con la ayuda de una vecina, Carlos conseguirá llegar a casa de su novia, que al ver la herida llama a su padre, médico, que acude y lo trasladan de inmediato a la Ciudad Residencial Francisco Franco. Operado de urgencia, un hermano suyo es uno de los cirujanos, es llevado muy débil al servicio de reanimación, dónde entra en shock y sufre un paro cardíaco. Carlos González Martínez muere a las seis de la madrugada.

El 1 de octubre, coincidiendo con su funeral, todo Madrid se para. Al final de la jornada hay medio centenar de detenidos puestos a disposición del Juzgado de Orden Público. Ninguno relacionado con el asesinato de Carlos, claro, sino por pedir justicia. Pese a hallarse los casquillos de bala de los agresores y a las precisas descripciones de los mismos realizadas por diversos testigos de los hechos, nunca habrá investigación y el caso se archiva.

Sólo la perseverancia y tenacidad de la madre de Carlos, Margarita Martínez Corredor, consiguió que en el año 2006 el Tribunal Supremo reconociera a Carlos González como víctima del terrorismo, condición que un año antes les había sido denegada por el Consejo de Ministros por eso que llaman tecnicismos

El mejor reconocimiento se lo hicieron sus amigos y compañeros publicando sus poemas y escribiendo: 'Lo que nos está enseñando continuamente Carlos, es que los que han muerto como él, no son seres aparte, seres únicos. Cualquiera de nosotros puede morir de la misma forma; en cierto modo nos matan lentamente, sin dejarnos decir los que pensamos'.

2 comentaris:

  1. Hola Boca d'Or, gracias de todo corazón por este Blog.
    Me gustaría leer los poemas de Carlos, así como cualquier información sobre él o sobre Margarita Martinez. ¿Me puedes ayudar?

    ResponElimina