Cercar en aquest blog

dimarts, 17 de gener de 2017

Patrice Lumumba. 1961.


El 17 de enero de 1961, tras varios días sometido a tortura, Patrice Lumumba es acribillado a balazos y su cuerpo descuartizado y disuelto en un barril de ácido sulfúrico. Detrás del asesinato están la CIA y los servicios secretos belgas.

Patrice Lumumba, que había trabajado como periodista, era una de las más cualificadas voces de la dignidad y el orgullo negro de los pueblos saqueados de África. Creador del Movimiento Nacional Congolés (MNC), luchador por la descolonización y la unidad del continente.

Leopoldo II el genocida había sido el propietario del Congo, administrado durante años como una finca familiar, y responsable de 10 millones de muertes. La riqueza en caucho y minerales es la miseria de los congoleños.

Bélgica otorga la independencia al Congo en 1960. Tanta generosidad tiene trampa, claro. Le cargan en cuenta a los congoleños la deuda externa de los belgas y la nueva nación nace hipotecada. Y mantienen los puestos claves en el Ejército y la Administración. Y financian revueltas en Katanga y Kasai para colocar gobiernos títere y asegurarse el suministro de los minerales a bajo precio.

Patrice Lumumba fue elegido primer jefe de gobierno de la República Democrática del Congo tras ganar las elecciones, con Joseph Kasavubu, un buen siervo del colonialismo, de presidente. Lumumba intenta un programa de gobierno para nacionalizar las riquezas naturales del país y redistribuirlas entre la población y trabajar por la unidad mientras los conflictos internos se recrudecen.

La voz de su amo, Joseph Kasavubu, destituye ilegalmente a Lumumba. El tiro le sale por la culata y el Parlamento manda dimitir a Kasavubu. Así que se organiza un golpe de Estado y a tomar viento el Parlamento. La Administración USA ordena la eliminación de Lumumba. Y mandan a Frank Carlucci.

Lumumba se refugia en Kisangani mientras Mobutu Sese Seko empieza a convertirse en el nuevo rey del Congo y los democratacristianos belgas se suman a la propuesta de asesinato del líder incómodo que flirtea con los ateos soviéticos. Patrice Lumumba y el grupo que lo acompaña en su huida son atrapados y encarcelados. Los muelen a palos. El 17 de enero de 1961 los trasladan a Katanga, provincia bajo control de los mercenarios belgas. Allí serán asesinados.

'Estamos profundamente orgullosos de nuestra lucha, porque era justa y noble e indispensable para poner fin a la humillante esclavitud que nos fue impuesta. Hemos experimentado trabajo forzoso a cambio de una paga que no nos permitía satisfacer nuestra hambre, vestirnos, tener alojamiento decente o criar a nuestros hijos como seres amados. Mañana, tarde y noche éramos sometidos a burlas, insultos y golpes porque éramos “Negros”. Hemos sido perseguidos por convicciones políticas y creencias religiosas, y exiliados de nuestra tierra natal. Nuestra suerte fue peor que la muerte misma.

Hermanos, comencemos juntos una nueva lucha, una lucha sublime que llevará a nuestro país hacia la paz, prosperidad y grandeza. Juntos estableceremos justicia social y aseguraremos para cada hombre una remuneración justa por su trabajo. Vigilaremos que las tierras de nuestro país nativo realmente beneficien a sus hijos. Revisaremos todas las viejas leyes y las convertiremos en unas nuevas que sean justas y nobles. Detendremos la persecución del libre pensamiento. Vigilaremos que todos los ciudadanos disfruten en toda su extensión las libertades básicas previstas por la Declaración de Derechos Humanos. ¡Gloria eterna a los luchadores de la liberación nacional! ¡Viva la independencia y la unidad africana!'.

Tuvieron que pasar 50 años para que el Parlamento de Bélgica y las autoridades estadounidenses reconocieran sus responsabilidades en la muerte de Patrice Lumumba.

El hombre enviado por la Administración Eisenhower y la CIA para dirigir sobre el terreno el asesinato de Patrice Lumumba es Frank Carlucci. Todavía vive. Frank Carlucci era compañero de habitación de Donald Rumsfeld en Princeton y trabajó en el Departamento de Estado como enlace entre delegaciones diplomáticas y servicios secretos. Operó en África y Brasil y lo nombraron embajador en Lisboa tras la Revolución de los Claveles para atajar el proceso revolucionario y dar cancha al moderado Mario Soares, paralizando las nacionalizaciones.

Ronald Reagan le nombró Secretario de Defensa y ahí se mantuvo hasta el año 1989 para volver al sector privado como presidente de The Carlyle Group multinacional de capital de inversión, gestión de activos y servicios financieros (la primera del mundo en 2016) que también ha tenido en nómina a Bush padre e hijo. La política puede ser un gran negocio, no vaya usted a comparar la libertad de los pueblos con la libertad de los mercados.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada