Cercar en aquest blog

divendres, 20 de gener de 2017

Víctor Manuel Pérez Elexpe. 1975.


El día de Navidad de 1974, la empresa Potasas de Navarra les comunica a los trabajadores que se meten las reivindicaciones por dónde les quepan, reivindicaciones como 6.000 pesetas mensuales de incremento o derecho de reunión y asamblea. Y suspenden de empleo y sueldo hasta el 3 de marzo a 600 trabajadores. 47 de ellos responden metiéndose en la mina Esparza el 8 de enero. Las autoridades bloquean entrada de alimentos y asistencia médica.

El 14 de enero de 1975 miles de trabajadores de Pamplona marchan por el monte para acudir al exterior de la mina y mostrar su solidaridad con los encerrados. La policía los recibe a tiros, pelotas de goma y bombas de humo. Hay varios heridos. Al día siguiente se decreta Huelga General que se va extendiendo por empresas, talleres, comercios... Las asambleas de trabajadores que se van convocando son disueltas sin contemplaciones. Hay unos 1.500 despidos en una docena de empresas que apoyan la huelga.

En Portugalete, el 20 de enero, Víctor Manuel Pérez Elexpe, 23 años, reparte octavillas del PCE (i) informando de la situación. Narciso San Juan del Rey, cabo primero de la Guardia Civil que pasa por allí de paisano, saca la pistola y da el alto. Víctor sale corriendo y empieza una persecución que no dura mucho. Bajando por las escaleras entre General Castaños y plaza de La Ranche, el guardia civil le mete cinco balazos por la espalda a poca distancia.

El guardia civil se acerca al cuerpo de Víctor y tras comprobar que está muerto deja una pistola en la bolsa de Víctor y redacta informe con la versión oficial que da cuenta de un supuesto enfrentamiento armado en el que Víctor Manuel dispara sobre el agente, que se ve obligado a responder 'repeliendo la agresión y disparándole a las piernas para intimidarle y detenerle después'. Por supuesto no hubo investigación alguna. Narciso San Juan fue discretamente cambiado de destino.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada