Cercar en aquest blog

dimecres, 22 de març de 2017

María Collazo. 1942.


Hoy se cumplen 75 años de la muerte de María Collazo, en su Montevideo natal. Era la quinta de nueve hermanos de una familia muy católica venida de España. Eran muy de misa y la metieron en las monjas. Entre las monjas, intransigentes con la mano floja, y su hermano Luís, ácrata con la mano tendida desde Buenos Aires, se hizo anarquista. Si eres mujer y crees en la igualdad no te queda otra.

Al cumplir los 18 se casó con un cigarrero y dejó a una familia enfurruñada con la hija díscola para crear la suya propia, que empezaba con su compañero y las cuatro hijas y un hijo que vendrían y seguía con el mundo.

María Collazo se traslada a Buenos Aires y empiezan a crecerle hermanas. Virginia Bolten, Elisa Letour, Juana Rouco Buela, María Reyes, Teresa Caporaletti, Violeta García, Marta Neweelstein... Y crean el Centro Femenino Anarquista, una familia de estructura horizontal que da amplia cabida a las mujeres para que ellas mismas definan su idea del amor, de la familia, de la educación y de la igualdad de derechos.

Todas ellas estarán con otras hermanas en la huelga de alquileres de septiembre a noviembre de 1907, que llegará a sumar cien mil huelguistas. Un movimiento protagonizado por las mujeres, que se rebelan cuando los propietarios de viviendas y cuartuchos responden a la subida de impuestos de la municipalidad de Buenos Aires con un aumento descomunal de los alquileres.

Las mujeres alzan la voz y se escuchan hablar reclamando una bajada del 30% de los alquileres, se organizan en comités y cuando se presenta alguien con orden de desahucio lo corren a escobazos. Hay que barrer tanta porquería. Allí donde se resiste de paran los desalojos. Las mujeres, acompañadas por los hijos a sus cuidados, se mantienen unidas y acaban logrando sus objetivos. No sale gratis. Muere un joven anarquista de 18 años, Miguel Pepe. A Collazo y Bolten las expulsan a Uruguay y a Rouco Buela a España.

En 1908, en Montevideo, María Collazo parirá a su cuarta hija y enviudará. Volvería a casarse años después y tuvo otra hija. Collazo siempre unió el feminismo a la maternidad, vista como una condición que la completaba. Las madres educaban a sus hijos en el gusto por la libertad. María nunca descuidó ni su militancia ni a sus hijos, eran parte de la misma lucha.

Entre1909 y 1911 tendrá tiempo para educar y amar a su progenie, fundar el periódico La Nueva Senda, participar en la campaña en apoyo de Ferrer i Guàrdia, organizar las sociedades de resistencia de las mujeres trabajadoras y crear con otras compañeras el Centro Feminista Emancipación.

En 1915 funda y dirigirá durante 12 años el periódico La Batalla, que va de eso, de batallar contra la injusticia, la insolidaridad, la ignorancia... Acogió con júbilo el triunfo de la Revolución Rusa de 1917, critica el acomodamiento a las instituciones de muchos líderes sindicales a medida que consiguen mejoras sociales y está en el núcleo fundador de la Unión Sindical Uruguaya, 'institución obrera revolucionaria, llamada a encauzar las fuerzas unificadas de los trabajadores y orientarlas frente a las fuerzas regresivas del Capitalismo y el Estado'. Las fuerzas unificadas esas no hay manera de encauzarlas pese a la perseverancia de personas como María Collazo, que sigue creyendo en ello.

María Collazo seguirá siendo una de las voces firmes y claras en oponerse a la dictadura de Gabriel Terra Leivas, un tipo que reconoció al gobierno del general Franco en 1936 y que él mismo dio un golpe de Estado con el apoyo de Ejército, policía y Cuerpo de Bomberos. Unos abrían fuego y los otros lo apagaban, el Estado sí que sabe de fuerzas unificadas.

María Collazo murió en 1942 a los 58 años de edad, llorada por los miles que la sintieron cercana, los desposeídos que la sabían suya. Sí, aún queda mucho por barrer. Y es cosa nuestra.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada