Cercar en aquest blog

dilluns, 20 de març de 2017

Rohatyn. 1942.


¿Quiero recordar?
El gueto pacífico, antes del allanamiento:
niños temblando como hojas en el viento,
madres buscando un pedazo de pan.
Sombras, las piernas hinchadas, moviéndose con miedo.
No, no quiero recordar, pero ¿cómo puedo olvidarlo?

Hoy hace 75 años, el 20 de marzo de 1942, tropas alemanas y milicias ucranianas entran en el gueto de Rohatyn al mando del oficial Hans Kuger y sacan de allí a 3.000 personas adultas y 600 niños y niñas. Antes las han concentrado en la plaza del mercado y las han tenido arrodilladas durante horas. Cualquier movimiento o vacilación está penada con un tiro en la nuca.

Las conducen como ganado hacia la estación. No llegarán. Los detienen y los hacen formar frente a una larga y profunda zanja que muchos de ellos han ido cavando en los días anteriores. Empiezan a disparar sobre la hilera de cuerpos, que van cayendo a la fosa. En un momento dado se cansan de apretar el gatillo y se limitan a empujarlos para enterrarlos vivos sin gastar más munición.

¿Quiero recordar la creación del infierno?
Los gritos de los asaltantes disfrutando de la caza.
Gritos de los heridos, rogando por la vida.
Caras de madres talladas con dolor
escondiendo a los niños, goteando de miedo.
No, no quiero recordar, pero ¿cómo puedo olvidarlo?

Los alemanes entraron en Rohatyn, entonces Polonia, el 2 de julio de 1941. En otoño crean el gueto para hacinar a unas 10.000 personas, sometidas al hambre y a las enfermedades. La disentería y el tifus hacen su trabajo. Los soldados alemanes y los policías ucranianos el suyo, que se parece mucho.
 
¿Quiero recordar mi terrible regreso?
Las familias desaparecieron en medio del día.
La fosa común humeante con vapor de sangre.
Madres en busca de niños en vano.
El dolor del gueto corta como un cuchillo.
No, no quiero recordar, pero ¿cómo puedo olvidarlo?

El 21 de septiembre de 1942 mismo año las tropas del III Reich vuelven a entrar para llevarse a 1.000 personas. A algunas las matan camino de la estación, disparando de manera aleatoria, puro y funcionarial entretenimiento. Al resto las suben en un tren destino al campo de exterminio de Belzec. Las gasean a todas.

Los alemanes alimentan el gueto con gentes de localidades vecinas. El 8 de diciembre de 1942 la Gestapo vuelve a sacar de sus casa a 2.000 personas, 300 serán asesinadas a tiros y el resto llevadas a las cámaras de gas de Belzec.

¿Quiero recordar los lamentos de la noche?
Las puertas abiertas a patadas, plumas destripadas flotando en el aire.
La noche perfumada con sangre derretida
mientras la luna compasiva muestra el camino
a sombras sin rostro, buscando parientes.
No, no quiero recordar, pero no puedo olvidar.

Una epidemia de tifus aniquila a la mitad de la población superviviente en el gueto a principios de 1943. En mayo, Alexander Kimel, un joven de 23 años que acaba de ver morir a su madre, reúne las pocas fuerzas que le quedan y sus piernas le llevan corriendo y saltando al otro lado del gueto, a campo traviesa huye de los alemanes. Durante semanas vagará a escondidas por el bosque. Sobrevivirá y llegará a Estados Unidos. Suyo es el poema No puedo olvidar.

El 6 de junio de 1943 la Gestapo vuelve a entrar en el gueto. Será la última vez. Aniquilan a los grupos de resistencia que se oponen con un pobre armamento y disparan al resto por las calles. Los últimos grupos de resistencia son encerrados a un refugio subterráneo y quemados vivos. El 9 de junio de 1943, de las 10.000 personas que ha vivido en Rohatyn, apenas un centenar podrán seguir haciéndolo en otro lugar y recordar lo que pasó.

¿Quiero recordar este mundo al revés?
Los que partieron son bendecidos con una muerte instantánea
y los vivos condenados a una corta y miserable vida
y un largo y tortuoso viaje hacia un lugar sin nombre,
donde las almas se mudan en cenizas y gas.
No. Tengo que recordar y no dejar que lo olvides nunca.

1 comentari:

  1. Por favor adonde encontro esa foto y como sabes de Rohatyn. Mi familia es de Cordoba y yo de usa. La familia mía era de Rohatyn.

    ResponElimina