Cercar en aquest blog

dimarts, 14 de novembre de 2017

Antonio José Martínez Palacios. 1936.


Antonio José Martínez Palacios nació en una modesta familia burgalesa que en cuanto vieron el asombroso talento musical del chaval lo llevaron de la manita a clases de música en la iglesia de San Lorenzo y lo dejaron en manos del maestro de capilla Julián García Blanco y el jesuita José María Beobide, que n tardaron en abrir las manos para que echara a volar. Al cumplir los 13 años, el chaval ya ha compuesto su primer obra, Cazadores de Chiclana de la Frontera. Su talento no dejará de crecer.

En 1920 marcha becado a Madrid y una de sus piezas, Danza de concierto, hace temblar de una ovación el Paseo del Espolón de Burgos al ser interpretada por la banda militar del Regimiento de San Marcial en el tradicional concierto de Navidad.

Antonio José no para de crecer componiendo, ganando premios, dando conferencias, impartiendo clases, recopilando unas 200 piezas populares burgalesas y completando estudios en París. Antonio José se convierte en una figura de prestigio internacional que solo sueña con volver a Burgos para no salir de alli nunca más, dedicado a crear y enseñar música.

En 1929 regresa a Burgos y se hace cargo del Orfeón Burgalés y de la Escuela Municipal de Música. Entre sus muchas creaciones anda metido en una ópera, El mozo de mulas, basada en uno de los episodios del Quijote. En 1934 la Orquesta Sinfónica de Madrid interpreta dos fragamentos para ir abriendo boca. El Teatro Principal de Burgos acoge la interpretación de los primeros pasajes de la obra en exclusiva para el público local, los vecinos de Antonio José. No es un buen día para ofrecer belleza, o sí. Es el 18 de julio de 1936.

Antonio José Martínez Palacios, 33 años, y su hermano Julio, 37 años, maestro en Pradoluengo, son detenidos por los falangistas el 7 de agosto y encarcelados en el penal de Burgos. El 9 de octubre, sin acusación alguna, sin juicio alguno, Antonio José Martínez Palacios es sacado de madrugada junto a su amigo Antonio Pardo Casas, director de la revista Burgos Gráfico, y 22 presos más, y fusilado con ellos en un descampado. Su hermano Julio fue fusilado junto a otros 22 maestros de la provincia.

La figura y obra de Antonio José Martínez Palacios, sepultada en España, se publican en Francia, se estudian en Estados Unidos y se pasean por el piano de Arthur Rubinstein. En los años 80 empieza a recuperarse su memoria para hacerla presente y por encargo de la Junta de Castilla y León (Antonio José es autor del Himno de Castilla), Alejandro Yagüe termina la ópera El mozo de mulas a partir de la reducción para piano existente.

El pasado domingo 12 de noviembre la Orquesta Sinfónica y los coros de la  Federación Coral Burgalesa protagonizaron el estreno mundial la versión instrumental y vocal de la ópera en tres actos El mozo de mulas, en el Auditorio Rafael Frübeck.

Antonio José Martínez Palacios soñó en volver a Burgos para no salir nunca más de allí y, aunque más bien en tono pesadillesco, su deseo se cumplió. Sus huesos y los de su hermano siguen en paradero desconocido enraízados en la tierra burgalesa, música nocturna cuando el aire hace cantar las hojas de los árboles.

1 comentari:

  1. Recuerdo haber leído algo al respecto de su terrible asesinato en el libro de Ruíz Vilaplana titulado "doy fe", en el que este secretario de juzgado de Burgos narra la cantidad de sacas y "desapariciones" acontecidas en la provincia castellana durante la guerra civil, y eso que allá no hubo contienda. Una lástima. Un músico prodigioso con toda la madurez por delante fusilado por creer en la democracia. Atroz.

    ResponElimina