Cercar en aquest blog

dimarts, 30 de gener de 2018

Conchita Guillén. 2008.


Hoy hace 10 años nos dejaba Conchita Guillén. Nos dejaba deberes por hacer, quiero decir, que las mujeres libres se mueren si les da la gana, dejan vivo su ejemplo.

Conchita nació en Alfondeguilla, en la Serra d'Espadà, y se vino con madre y hermanos a Barcelona, al barrio de Les Corts. Allí frecuenta el  Ateneo Libertario, que vive una gran efervescencia de actividades y sueños que casi se pueden tocar con las manos. A los 17 años se afilia a las Juventudes Libertarias y conoce a Soledad Estorach, una de las impulsoras del Grupo Cultural Femenino de la CNT, y que organiza un mitin en un Teatre Olimpia a reventar. Las mujeres exhiben su orgullo y dejan claro que la revolución será feminista o no merecerá ese nombre. Y nace la Agrupación Mujeres Libres.

Conchita Guillén está en Mujeres Libres desde el principio, creando redes de apoyo y vinculando educación con liberación. Conchita fue secretaria de propaganda de la Federación Local hasta el final de la guerra, viviendo la creación del Institut Mujeres Libres y el Casal de la Dona Treballadora que trabaja por la formación técnica de las mujeres. El acceso al trabajo cualificado como seguro de la independencia económica y de ahí facilitar el paso a la libertad individual, más llevadera cuando puedes pagarte el alquiler.

Durante la guerra convierten cines en comedores populares y edificios religiosos en escuelas y hospitales. Conchita hace cursos de enfermería para poder atender a los compañeros heridos en el frente. Y al frente se va con Lucía Sánchez Saornil, a dar conferencias, a leer poesía, y a constatar, como confesaba Concha Pérez, que incluso allí, en las trincheras de un mundo nuevo, hay cierta tendencia a mandar a las mujeres a la cocina.

Perdida la guerra y cruzada la frontera, esa hermana pobre del horizonte, empieza el exilio francés, convirtiendo cada casa que habita en unos brazos abiertos para quien necesita un alto en al camino. El que se tomó hace 10 años para que continuemos en él.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada