Cercar en aquest blog

dimecres, 21 de març de 2018

Dachau. 1933.



'Dante no vio nada y por eso pudo escribir sus patéticas páginas del infierno. Yo sí he visto Dachau y quizá por eso no sepa escribirlo'. Carles Sentís.

El 20 de marzo de 1933, hace 85 años, los ingenieros dan el visto bueno a unas instalaciones que incluso se anuncian en la prensa como una especie de resort para malos alemanes que 'pervierten las buenas costumbres germanas'. Y el 22 de marzo Dachau abre sus puertas para recibir a sus primeros prisioneros, militantes comunistas y algún socialdemócrata remolón. Los fascistas tienen un siniestro modo de inaugurar la primavera.

Los primeros prisioneros, unos 4.800 en 1933, serán los encargados de construir el campo. A los comunistas seguirán otros opositores políticos, sacerdotes católicos, aristócratas, gitanos, homosexuales, Testigos de Jehová... En noviembre de 1938, tras la noche de los cristales rotos, pasarán 10.000 judíos destino a otros campos con cámara de gas. Dachau no dispondrá de su propia cámara de gas hasta 1942, aunque nunca se utilizará. A los cuerpos exhaustos inútiles para el trabajo se los gaseaba en el castillo de Hartheim.

El 26 de abril de 1933, Heinrich Himmler nombra comandante de Dachau a Theodor Eicke, un psicópata que no pasó el psicotécnico cuando quiso entrar en la policía durante la República de Weimar. Eicke es el gran ideólogo del funcionamiento de los campos de exterminio y Dachau será el modelo a seguir. Por aquí pasarán los aprendices de matarife a hacer sus prácticas. En julio de 1934 Eicke es nombrado inspector general de todos los campos, dando el visto bueno a Sachsenhausen, Buchenwald, Flossenbürg, Mauthausen y Ravensbrück y encargándose personalmente de la debida formación de tipejos como Rudolph Höss, Franz Ziereis y Karl Otto Koch.

Entre 1937 y 1938, al III Reich se le acumulan los detenidos y realiza obras de ampliación en Dachau, que pasará a multiplicar por 9 la población reclusa. Hay 32 barracones rodeados por una valla electrificada de alambre de púas, una zanja y un muro con siete torres de vigilancia. Entre la prisión y la cocina central está el patio para castigos y ejecuciones. Ahí llegarán a fusilar a 4.000 prisioneros de guerra soviéticos.

La rutina del horror de lunes a domingo empieza a las 4 de la madrugada, a las 5´30 se pasa lista, a las 6 empieza el trabajo esclavizado hasta las 18 horas. Dachau y sus subcampos funcionará con precisión burocrática de 1933 a 1945. Se calcula que pasaron unas 200.000 personas, de las cuales unas 40.000 murieron en su gran mayoría a causa de hambre, enfermedades y las condiciones de trabajo al servicio de empresas como BMW, Dornier, Messerschmitt, Photo AGFA y Zeppelin.

En Dachau también hicieron prácticas los médicos Ernst Holzloehner, Erwin Gohrbandt, Hans Eppinger, Klaus Schilling y Sigmund Rascher. El fascismo entiende por ciencia someter cuerpos humanos a descompresión, inmersiones en agua helada, ingestiones de agua salada e inoculación de tuberculosis y malaria.

El 29 de abril de 1945, tropas del VII Ejército de Estados Unidos entran en Dachau. Tres días antes han sido puestos en marcha hacia la muerte 7.000 prisioneros judíos. A las puertas del campo, 30 vagones de tren contienen miles de cuerpos sin vida, encerrados allí para pudrirse porque ya se ha terminado el carbón que alimenta los crematorios.

Por Dachau pasaron 604 republicanos españoles, entre ellos Isidro Sánchez, jornalero cacereño que pasó de la guerra en España a comandante de la Resistencia contra la ocupación, en lo que entendía como una misma lucha. Con reconocimientos por parte del Ejército de Estados Unidos y gobierno francés, ignorado por aquí abajo, murió en el exilio.

Dachau, a 16 quilómetros al norte de Munich, en aquella época todo el mundo trabajaba en el metro y no sabían qué pasaba en la superficie, es hoy un espacio que puede visitarse en un pack que también incluye visita al Oktoberfest y al idílico castillo de Neuchwanstein de Luís II de Baviera. En el edificio de intendencia estaba escrito con grandes letras: 'Hay un camino hacia la libertad. Este pasa por la obediencia, la honestidad, la limpieza, la sobriedad, la aplicación, el orden, el sentido de sacrificio, la sinceridad, el amor a la patria', cuando escuchen o lean algo parecido, echen a correr.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada