Cercar en aquest blog

dimarts, 11 d’abril de 2017

María Camino Oscoz. 1910.


El 11 de abril de 1910 nacía en Pamplona María Camino Oscoz, mala plaza para nacer mujer que miraba de frente y quería un mundo sin privilegios de clase. María era maestra en Güesa, en el valle de Salazar, era comunista, era compañera de Tomás Áriz, comunista también.

A Tomás Áriz lo detuvieron el mismo 19 de julio del 36 para encerrarlo en el fuerte de San Cristóbal. No hizo falta. Lo fusilaron durante la subida. El 1 de agosto fueron a por María. Un grupo de falangistas. Se la llevan a empellones, golpes y risas al Hogar del Camarada, a plena luz del día, para que lo vea todo el mundo y aplaudan al pasar.

En el Hogar del Camarada, en lo que hace poco era la Casa del Pueblo, hacen con María lo que les da la gana, que para eso son los amos del cotarro y hasta Dios les ríe las gracias. Cuando se cansan le endilgan aceite de ricino y la atan a una silla. El aceite de ricino hace que te cagues encima, pata abajo.

Le rapan cabeza y cejas y la sacan a pasear para escarnio público, a son de corneta y chirigota, camino de la comisaría con parada en plaza de Castillo para entretener al personal. Germán Izquierdo Larramendi es el comisario que decide a quien se fusila y a quien no, un poco al tuntún, que total para qué si ya está todo decidido por designio divino. Por la tarde se la llevan a la cárcel.

María Camino Oscoz pasó poco mas de una semana en la cárcel. Vinieron a  buscarla de nuevo para subirla a un camión en traqueteo hasta la sierra de Urbasa. La bajaron junto a otros y los hicieron caminar un poco. Antes de llegar a ninguna parte empezaron a disparar. No todos murieron en el acto bajo las balas, ni tampoco importaba mucho. Agarraron los cuerpos, los arrojaron a las simas y santas pascuas, y mañana a por más.

Pasaron muchos años para recuperar los restos y la memoria de María Camino Oscoz. Allí abajo, en las simas, quedan muchas más vidas que sucesivos gobiernos se han negado a rescatar, no les vayan a mirar de frente y que total para qué remover el presente. Alli abajo, los muertos. Aquí, arriba España.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada