Cercar en aquest blog

divendres, 19 de maig de 2017

Joan Josep Peidro Vilaplana. 1897.


Hoy se celebran los 120 años del nacimiento de Joan Josep Peidro Vilaplana, Pepet. Aunque el padre de Pepet se dedicaba a fabricar café licor, bebida típica de Alcoi, no había mucha alegría en casa de los Peidro Vilaplana, obligados a sobrevivir.

Josep Peidro no pudo ir a la escuela, y a los 7 años lo pusieron a trabajar. Entró de aprendiz en una imprenta y así aprendió a leer. No tenía mucho tiempo para dedicarse a la lectura, sometido a jornadas de 12 horas aprendiendo el oficio de tornero. El único respiro a tanto trabajo se lo dio el tifus que contrajo a los 18 años.

Convertido en un tornero de primera, se afilió a la CNT y se casó con Empar Montserrat, amiga de la infancia que anda batallando en la fábrica de papel de fumar Bambú. Ser el mejor en su oficio no impidió que acabara en las listas negras por su actividad sindical y la persecución desatada bajo la dictadura del general Primo de Rivera le obligó a huir a Francia, dejando a una niña de 2 años y una esposa embarazada. Eso pesa demasiado y vuelve a casa sin dejar la clandestinidad.

Miembro activo en el conflicto generado por la huelga en la fábrica Terol Hermanos, acaba saltando por los tejados de Alcoi escapando de la Guardia Civil. No para hasta Alicante, a donde le siguen su esposa y las pequeñas Empar y Carme.

Dimitido Primo de Rivera, Pepet regresa a Alcoi para crear el Centro de Estudios Sociales y el Sindicato Metalúrgico y ver nacer a su hijo Albert. También verá como a pesar de vivir en una República los patrones mandan mucho y se las tiene con el de su fábrica. Se las tiene que pirar, vamos. A Vila-real. Allí participa en la creación del Sindicato de Oficios Diversos, trabajando en un taller y en la unidad de acción con la UGT.

Tras el golpe de Estado fascista será el representante de la CNT en el Comité de Defensa Antifascista y se presenta voluntario para marchar al frente. Le dicen que mejor aplique su talento a reconvertir los talleres metalúrgicos de material de riego en talleres de obuses. Habitual en los mítines, respetado por su recto proceder, participa en la creación de la Colectividad Productora Campesina UGT-CNT, que aguanta hasta junio del 38, con los fascistas entrando en Vila-real y Pepet saliendo a corre vuela en bicicleta para Alcoi

En Alcoi lo ponen al frente de la Consejería Municipal de Avituallamiento y trabaja en un taller socializado que fabrica obuses. Los obuses no sirven de mucho cuando faltan cañones y el 18 de marzo, en pleno derrumbe, se va para Alicante y al día siguiente embarca en un carbonero rumbo a México. No llega. El acorazado Canarias lo intercepta y descarga a los refugiados en Argelia para su distribución en campos de concentración.

Desfiló por varios campos de concentración y compañías de trabajos forzados, hasta que un cáncer de estómago se lo llevó en verano del 40, recordando, quizás, el aroma del café licor, los ojos de Empar, las pisadas de tres niños corriendo a recibirlo cuando volvía a casa tras saltar por los tejados o volar en bicicleta para traerles un mundo más justo...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada